Jugar es divertido. ¡Cierto! Pero sus beneficios van más allá de eso. Para cada grupo social, jugar tiene beneficios intrínsecos. En este artículo, nos centramos en cómo jugar con naipes y juegos e mesa pueden ayudarte en tu vida personal y profesional.

» Muchotrabajo y nada de relajo dejan a uno hecho un estropajo «. Este dicho tiene casi 400 años y todavía suena cierto hoy. Tanto para los adultos como para los niños, no hay mejor manera de liberar el estrés y el aburrimiento que jugando. Incluso ayudar a reducir el temido burn-out (agotamiento mental) y paliar la depresión.

Jugar mejora tu salud mental

Trabajar sin descanso puede hacer que la tensión y el estrés se acumulen en el cuerpo. Cuando estás en el trabajo, tu mente se concentra en asuntos serios. Eso está bien por un tiempo, pero tu cerebro necesita un equilibrio saludable si quieres evitar el agotamiento y la depresión.

Ahí es donde entra en juego el juego. Cuando juegas, ya sea un juego de mesa, de cartas o un videojuego, tu cuerpo libera endorfinas. Estos químicos naturales para sentirse bien combaten el estrés y te hacen sentir feliz. Al instante te sientes más productivo y, a la larga, es menos probable que te agotes.

Un estudio sobre el efecto de los juegos de sociedad mostró que jugar durante tan solo 20 minutos puede mejorar el estado de ánimo del jugador y reducir el estrés. Es una de las principales razones por las que tantas personas recurren a los juegos para relajarse después de un largo día. Según una encuesta en línea de RealNetworks, Inc., el 53% de las personas juegan para liberar el estrés.

La trampa del perfeccionismo

El diseñador de juegos de mesa Rob Sparks (Board Game Bud) ha tenido una serie de episodios de agotamiento a lo largo de su vida: “Como creador y algo perfeccionista, mi principal desafío con la salud mental es el agotamiento mental. Y creo que mucha gente puede identificarse con el hecho de mantener mucha presión sobre sí misma. Desde que me recuperé de uno de estos episodios, me tomo muy en serio mi salud mental y trato de reducir la velocidad cuando veo las primeras señales de advertencia «.

Descubre cómo los juegos le dieron a Rob un salvavidas en el artículo «Jugar juntos es … preocuparte por tu salud mental».

Un juego al día, el medico te ahorraría

Jugar provoca niveles de estrés más bajos, más endorfinas y productividad y una menor probabilidad de agotamiento y depresión. En cuanto a beneficios para la salud, eso es impresionante. Pero hay más. Jugar juegos nos ayuda a mantenernos jóvenes y enérgicos, mejora las funciones de la memoria y estimula la producción de BDNF, una proteína que apoya el crecimiento de las células cerebrales.

Seguramente has escuchado a la gente decir que «la risa es la mejor medicina» y, en cierto modo, eso es cierto. Un juego divertido con amigos te hará reír o e incluso reír a carcajadas aportando más beneficios para la salud. Se sabe que reír disminuye la inflamación y mejora la salud vascular. “Hace que la presión arterial baje, porque libera dopamina”, explica el Dr. Bowen White, médico y miembro fundador del National Institute for Play.

Los juegos también tienen un fuerte componente social. Te ayudan a conectarte con otros, dice Seb Van Deun, dueño de la tienda de juegos belga y café De Kolonisten. Tres noches a la semana, los entusiastas de los juegos de mesa se reúnen en su tienda para descubrir nuevos juegos y redescubrir sus favoritos. “Cuando te encuentras con gente para jugar un juego, te obliga a pasar tiempo de calidad juntos. A través de los juegos fortalecemos nuestros lazos con amigos, familiares y compañeros de trabajo. En última instancia, los juegos se tratan de pasar un buen rato con buena gente «.

Jugar en el trabajo: ¿sí o no?

¿Te ha ocurrido que tú y tus compañeros de trabajo a veces os tomáis un descanso para abrir un nuevo juego de mesa? Quizás a tus compañeros de trabajo les gusten más los crucigramas, el ping pong, el futbolín o el baloncesto. Independientemente del juego que elijas, tener una cultura de juego en el trabajo definitivamente tiene ventajas tanto para los empleados como para los empleadores.

Jugar juntos es una excelente forma de crear equipo. Llegas a conocer a tus compañeros a un nivel más personal y eso os ayudará a entenderos en el trabajo. Es más, jugar un juego también es una excelente manera de elevar tu límite creativo y reorganizar tus pensamientos. El tiempo dedicado a jugar en el trabajo no se pierde: compensarás tu tiempo de juego con una mayor productividad.

45 minutos de trabajo, 15 minutos de juego

El consultor creativo, cartomago y escritor Deej Johnson tiene algunas de las mejores prácticas sobre cuándo tomar un descanso del trabajo: “En términos generales, cada 35 a 45 minutos debe ir seguido de unos 15 minutos de relajación. O al menos un descanso de esa intensa concentración. Algunas personas dicen que funcionan mejor bajo presión. Pero a ellos les digo: «Mentira». (risas) Es muy estresante y poco saludable pasar por estos picos continuos de tensión «.

“Después de unos 45 minutos de trabajo, tu cuerpo manda señales de alarma. Necesitas un vaso de agua, necesitas ir al baño, te levantas y estiras la espalda y las piernas. Es tu cuerpo diciendo: «Ya tuve suficiente, tómate un descanso …». Es tentador decir: «Casi he terminado. Me tomaré un descanso cuando termine «. ¡No lo hagas! Terminarás siendo mucho más productivo como resultado de tomar esos descansos de 15 minutos, porque no necesitarás superar el estrés de acabar el trabajo «.

Matt Leacock es un diseñador de juegos de mesa estadounidense y creador del popular juego «Pandemic». Según él, los juegos tienen el poder de conectar a las personas. “Los juegos de mesa tienen riesgos comparativamente bajos, pero tienen mucho que enseñarnos: todos necesitamos aprovechar nuestras fortalezas, equilibrar las amenazas a corto plazo con las metas a largo plazo y hacer sacrificios por el bien común. Si podemos comunicarnos, coordinarnos y cooperar de manera eficaz, podríamos vencer mejor a este implacable oponente «.

«Los juegos de mesa tienen riesgos comparativamente bajos, pero tienen mucho que enseñarnos».

Si tu sala de descanso aún no está repleta de juegos de mesa, no te desesperes. Simplemente comienza con algo pequeño y trae una baraja de cartas o un sudoku al trabajo el lunes. Antes de que te des cuenta, tendrás la mejor y más energizante pausa para el almuerzo de tu vida.

¿Quieres saber más sobre los beneficios del juego? Lee también